Otras entradas

lunes, 6 de marzo de 2017

Homo Audiens. Conocer la radio: Textos teóricos para aprehenderla, de Virginia Medina Ávila y José Botello Hernández


 
Quizá la radio sea el medio que de por sí es más poético. Más que el cine, el libro o el Internet. Una voz solitaria recorriendo el espacio para llegar a unos oídos atentos. Puede ser que ya en la antigüedad alguien haya imaginado esta posibilidad. De hecho, los oráculos son más o menos el antecedente de una transmisión radiofónica. Y los programas de radio guardan algo de ese halo de verdad. Pero lo poético se acaba pronto; apenas se sabe que la radio es una forma de transmisión por ondas electromagnéticas y que se encuentra dentro de un espectro, lo que provoca que tan delicada forma de comunicación se llene de inmediato de leyes, abogados, empresas, anuncios, investigaciones socioeconómicas, teorías, ¡ah! y sobre todo profecías sobre su fin. Las nuevas generaciones no oyen radio, tantas cosas comienzan a sustituirlo. Pero esas predicciones llevan algo más de cincuenta años ensombreciendo esta actividad, y en realidad la radiodifusión ha encontrado su lugar a lado de otros como los diarios (ésos sí parece que serán sólo virtuales en el futuro, con podcasts que serán parte de la oferta radiofónica), la televisión, etc. En este libro lleno de sugerencias, que es producto de un seminario académico dedicado íntegramente a la radio, me entero de varios aspectos. En primer lugar de la utilidad estratégica que la investigación de la radio ha tenido dentro del poder. El gobierno estadounidense pagó al sociólogo austriaco Paul Felix Lazarsfeld (1901-1976) por monitorear todo tipo de opiniones y reacciones del público de radio. Sus preferencias, horarios, gustos musicales, ganas de bailar, grado de credulidad, deportes favoritos… No sé si en México existieron este tipo de mediciones, las cuales serían fascinantes para la evocación. Pues podríamos imaginar un hogar cualquiera los jueves a las seis de la tarde con una gran claridad. Cuando el gobierno de los EU vio la reacción del público ante la famosa adaptación radiofónica de La guerra de los mundos y supo que antes del primer corte comercial ya se habían aterrado 1,200,000 radioescuchas, supo que este fenómeno no tenía que pasar inadvertido. Nos queda la idea de que gran parte de las palabras que salen del aparato de radio mueren sin ser comprendidas. Tendríamos que hacer una encuesta. Pero también podemos ayudarnos de un medio mucho más susceptible de ser releído –el Internet– y sabremos que aún así el fenómeno de los rumores es tanto o más preocupante que en tiempos de Orson Wells. Me entero de los conceptos de arte sonoro del filósofo Rudolf Arnheim, pero sobre todo de los ensayistas pioneros que trataron el tema de la radio, Alfonso Reyes, Salvador Novo, Gaston Bachelard, y especialmente el maravilloso Bertolt Brecht. Le dice medio de información y no de comunicación, pues no permite el intercambio de datos, sino la yuxtaposición de un oído y una boca. Y la sociedad burguesa que produce esta relación es feliz con la radio. Miren: la burguesía presenta las cosas y las situaciones sin mostrar sus consecuencias, se esfuerza por mostrar fenómenos que no tienen consecuencias y que no provienen de nada. Todo esto dentro de una idea de cultura cuya culminación ha terminado. Y la radio –Brecht veía claramente las consecuencias– educaba un público, pero no le daba el papel de educador jamás. Que la radio oiga. Es una petición sensata, y justo por eso, continuamente hecha a un lado.

Virginia Medina Ávila y José Botello Hernández. Homo Audiens. Conocer la radio: Textos teóricos para aprehenderla. México, UNAM-FES Acatlán, 2013.

No hay comentarios: