jueves, 28 de enero de 2010

Agustín Lara y Madrid




El pasado 23 de enero comenzó a difundirse la información de que el área de gobierno de las Artes de Madrid impulsaría una investigación para saber si Agustín Lara es el verdadero compositor del chotís Madrid, luego de que el libro Gran vía 1910-2010, del novelista Raúl Guerra Garrido escribiera que el verdadero autor fuera un músico español exiliado en México, Rafael Escalona. Sin saber que se trataba de una ficción literaria, la historia fue acogida por la concejal Milagros Hernández, de Izquierda Unida, quien anunció que se procedería a investigar en los archivos de la ciudad para saber si existe información al respecto. Pero de inmediato, Belén Martínez, directora de Archivos, Museos y Bibliotecas, aseguró que esta investigación ya se había realizado sin obtener resultados.

“Rafael Escalona” es sólo un personaje literario inventado por los asistentes a una tertulia literaria. Como escribió el periodista español Isabelo Hernández, “Rafael Escalona no existió… se trata de una artimaña literaria que ideamos hace años en una tertulia literaria, a la que también asiste Raúl Guerra Garrido, y que es autor de la novela La Gran Vía es Nueva York, en la que no aparece esta historia. A nuestro amigo le propusieron participar como coautor del libro Gran Vía 1910-2010 y se le ocurrió que era una historia… digna de un relato” (“De Escalona a Oropeza, la historia de un chotis”, 26 de enero, en www.eldigitalcastillalamancha.es).

Pero esta historia está siendo aprovechada cada vez por más personas para poner en duda la autoría Agustín Lara.



El supuesto compositor de Madrid

El País creyó esta historia y así lo publicó dos días después: “El hombre vivía pobre como las ratas con su mujer enferma, a la que adoraba y veía consumirse en su padecimiento. Para amenizarle el mal trago que pasaba, para recordarle sus años felices en España, le compuso el famoso chotis. Por eso, cuenta Guerra, en la letra original se decía 'cuando volvamos a Madrid', en vez de 'cuando llegues a Madrid', como alteró, supuestamente, el propio Agustín Lara… Huelga decir, que como tantos otros negros -trabajadores anónimos a sueldo de la gloria de otro- de la historia, Rafael Escalona y su mujer, según el libro, murieron pobres, exiliados de su casa y sin reconocimiento.” (25 de enero).

Sin embargo, al día siguiente, Garrido Guerra divulgó una historia muy distinta de la que aparece en su libro. Ya no es Rafael Escalona sino Rafael Oropesa el autor de Madrid. Seguramente, el escritor entró, en este par de días, en contacto con la familia Oropesa, por lo que cambió la historia aparecido en su libro. Ahora dice (El Universal, 26 de enero) que Lara “encargó y pagó” esta canción a Rafael Oropesa, director de la Agrupación Española Madrid. Pero entonces no es ya un músico pobre y sin fama: Oropesa fue un gran compositor, reconocido en México que grabó discos, trabajó en la XEW, acompañó a varios artistas y tocaba con su orquesta en la plaza de toros de la colonia Condesa. No sólo era un compositor notable, era también un compositor complejo. Su orquesta estaba integrada por los músicos de la Banda del Ayuntamiento de Madrid y salieron de España en 1939, rumbo a México. Pero tampoco llevaron existencias miserables, eran músicos tan notables que, como dice el escritor Francisco Martínez de la Vega: “La calidad de la Banda Madrid era tan alta… que varios de sus componentes se incorporaron a la Orquesta Sinfónica Nacional y a la Ópera de Bellas Artes” (El exilio español en México, 1939-1982). Uno de estos músicos era Juanito Arteta, que después sería el trompetista estrella de la orquesta de Pérez Prado.


Las “pruebas”

Guerra Garrido supone que Francisco Franco le encargó a Lara la canción, pero como éste no conocía España, le pidió a Oropesa que la compusiera. Como la canción fue tan buena, Franco le regaló una casa a Lara en Granada. ¿Por qué no se la regaló en Madrid? ¿Y por qué se la regaló hasta 1964? ¿En que año encargó la canción? ¿En 1948, cuando ya había muerto Oropesa? ¿Por qué si la escribió Oropesa, que murió en 1942, Lara la estrenó hasta 1948? ¿Por qué Lara nunca dijo que era un encargo del dictador?

¿Cuáles son las pruebas de estas afirmaciones? El periodista Pedro Montoliú, que conoce a la familia Oropesa, escribió, en Madridiario (26 de enero), que Oropesa mandaba cartas a su familia en España, las cuales fueron destruidas por miedo a que fueran descubiertas por el gobierno. Según Mintoliú:

“Los testimonios orales de la familia Oropesa recogen una carta, que se destruyó como todo lo referente a Rafael por temor a la dictadura franquista. En ella, este contaba que había escrito un chotis de tema madrileño a su esposa, que se había quedado en la capital española junto a sus nueve hijos; en otra misiva narraba que había conocido a Agustín Lara. ¿Pudo vender este chotis a Lara? No es nada descabellado. Según la familia, que siempre ha escuchado que Madrid era aquel chotis, Rafael logró mandar dinero a España y vivió desahogadamente hasta que el 12 de octubre de 1944 murió a los 48 años debido a un aneurisma.”

Las pruebas son: que Oropesa escribió un chotís de tema madrileño a su esposa –que nunca vino a México, por lo que no podía volver a Madrid– y que conoció a Agustín Lara. Llama la atención que la familia Oropesa y los diarios de Madrid, dan mal el año de muerte de Oropesa: no murió en 1944, sino en 1942, apenas 3 años después de llegar a México, como lo asegura el músico Juan S. Garrido, colaborador de la Enciclopedia de México.

Pero ahora, la familia Oropesa afirma que en las cartas su abuelo afirmaba que él era el compositor de Madrid. ¿Cómo es que Oropesa afirmaba algo así cuando el chotís ni siquiera se había estrenado? Según la familia del compositor español, Madrid “era de dominio público entre el exilio español en México”. Esta afirmación no tiene ningún valor ya que puede ser lo mismo un invento actual que un rumor sin sustento documental. Pero, sin duda, es un rumor que proviene de la desconfianza de que un mexicano haya compuesto una canción española.

Lo que sí se dijo, durante mucho tiempo, era que Lara compró sus canciones españolas a los músicos exiliados por la Guerra Civil (1936-1939). Supuestamente, Lara se habría aprovechado de la pobreza de los españoles para comprarles música. Sin embargo, la suite española de Lara fue compuesta casi en su totalidad entre 1932 y 1936, cuando la Guerra no había siquiera comenzado.


La suite española son 31 canciones compuestas a lo largo de 34 años

¿Agustín Lara compuso Madrid sin conocer España? Sí, así como le compuso otras muchas canciones entre 1931 y 1965. España fue una de sus obsesiones, leyó muchos libros acerca de ese país y tenía una enciclopedia en la que subrayó todos los detalles sobre varias ciudades de la península. Desde que en 1931 leyó la novela El embrujo de Sevilla, del novelista uruguayo Carlos Reyles. A partir de entonces decidió hacer una serie de canciones a diferentes regiones de España. Le compuso a Sevilla, Granada, Murcia, Navarra, Toledo, Valencia y Madrid. Pero a Madrid ya le había compuesto un pasodoble en 1934, antes del famoso Madrid. ¿Cuál era el sentido de comprar un chotís? Compuso pasodobles a toreros, canciones para que fueran interpretadas por cantantes españolas como Lola Flores o María Conesa.

¿Cómo hizo para escribir esta letra? Lara leía sobre España, ya había compuesto muchas canciones sobre este país, conocía a los españoles que vivían en México. Como tenía tantas ganas de conocer Madrid, se documentó sobre la ciudad. Hay una pregunta que no se hacen sus críticos y que tal vez sea más importante: ¿No es más difícil captar la música de otro país? Es mucho más difícil que hacer una letra que hable de una ciudad. Y esa facilidad musical es una habilidad que nadie ha discutido de Lara.


Clarita Martínez estuvo el día que Lara compuso Madrid

En el libro Mi novia, la tristeza (Oceano-Gobierno de Veracruz), que escribimos Guadalupe Loaeza y yo, se da el testimonio de Clarita Martínez, pareja del compositor entre 1947 y 1953. Clarita relata que Lara siempre quiso conocer España y que, finalmente, en 1948, fue invitado a trabajar en Madrid. Fue tanta su alegría que decidió componer una canción a esa ciudad, así que una noche llegó a su casa con su amigo, Rodolfo el Chamaco Sandoval, y juntos estuvieron trabajando en el chotís. Sandoval era periodista y libretista, y en varias ocasiones le ayudó a Lara a afinar y a revisar sus canciones. Luego de un rato, Lara le habó a Clarita para que bajara a escuchar su nueva canción, Madrid.

Por desgracia para Agustín, España le negó la visa y no pudo ir en esa ocasión a Europa. Sin embargo, le dio esa pieza a Esmeralda la Versátil, una cantante de la XEW, para que la estrenara en radio. Y más adelante, se le dio a Ana María González, una cantante de Xalapa, para que la llevara a estrenar a Madrid. Pero como escribió Ana María en sus memorias, Lara no tenía mucho entusiasmo cuando lo estrenó: “Traía como tarjeta de presentación un número que le había sacado a Agustín Lara por milagro: se trataba de un chotís… Este número –como ya estarán ustedes adivinando– es el chotís Madrid. No creo que Agustín ¡ni yo mucho menos! hayamos pensado que ése sería el número de más éxito en este Viejo Mundo.”

Ojalá en Madrid se investigue bien, sobre todo para reconocer a un gran compositor español, Rafael Oropesa, a quien sí se le debe un gran homenaje por su obra musical. Los españoles lo tienen olvidado aun cuando hizo una obra importantísima. Pero ese homenaje no se debería hacer a costa de la obra de Agustín Lara.

A diferencia de hoy, dos madrileños, el músico Ricardo Yust y el letrista F. López Delgado escribieron un chotís titulado Mexicano, para agradecer a Lara que haya escrito Madrid. Fue un acto de cortesía de parte de Madrid que no debería olvidarse:

Hace tiempo que debemos una cuenta los madrileños de corazón,
una cuenta que de cotizar la renta no la pagamos con un millón;
es el chotís mexicano que a la Cibeles ha mareao,
el "Madrid, Madrid, Madrid" de Agustín Lara que le ha salido dibujao.

Mexicano: yo te quiero a ti, petén, como a un hermano;
mexicano: yo te invito a hacer un chotis mano a mano;
mexicano: aunque estés un rato lejos de Madrid,
en nuestro corazón sentimos la ilusión que estás embadurnao en Chamberí.

Un día vino a hacerse el amo de los Madriles un chotis fino de importación,
ya no quieren boogie woogie en los madriles ni más chatarra de safoxón,
es el chotis mexicano el que a Madrid ha alborotao,
a la misma Nicanora y al Cirpiano que son la flor del agarral.

Este chotis tan marcao de artesanía,
servidora muy finolis se lo envía.
Mexicano: muchas gracias por tu chotis a Madrid,
ya estamos empataos que somos delicados
lo mismo los de allá que los de aquí.

3 comentarios:

Ivan dijo...

Estimado amigo, soy madrileño y le doy la enhorabuena por su escrito.Usted se ha documentado para escribir sobre el tema, algo que desafortunadamente no han hecho ni los políticos ni los periodistas paisanos míos. Reitero mi enhorabuena por su artículo envíandole mis más cordiales saludos.

Anónimo dijo...

Great article, exactly what I was looking for.
Take a look at my web-site :: barcelona

Jorge B. dijo...

En relación a este tema del plagio, agrego que el Chamaco Sandoval era además poeta, que escribió muchas letras, como Frenesí, por poner un ejemplo, y que si leemos el libro de Elías Nandino: "Una vida no/velada",de Enrique Aguilar, sabremos que es el letrista, sin lugar a dudas, de "Farolito". Así que, hagan por favor una investigación seria y lleguemos al fondo de este asunto, porque en este mismo texto se dice que el Chamaco Sandoval acompañó a Lara cuando lo del Chotis, ¿no es esto ya mucha casualidad?
Jorge B.